Ceremonias en el Templo del Cielo al final del gobierno imperial

ethnic china

Selecciones de la descripción de Henry Blodget[i]

El altar del Cielo, Tian Tan 天坛, está situado en el suburbio sur de Pekín, a cuatro km del palacio del emperador. El altar a la Tierra, Di Tan 地坛, está en el suburbio norte, a unos tres km del palacio. Esta ubicación de los dos altares está de acuerdo con el principio dual, yin y yang, que impregna el culto y la filosofía china en general. El sur es la región de la luz y el calor, el yang; mientras que el norte es la región del frío y la oscuridad, el yin.

Rodeado por un enorme parque de unos 200 hectáreas de tierra. Dentro del parque, extendiéndose casi toda la distancia de norte a sur, hay un muro que encierra los lugares sagrados, los edificios y los altares.

En la parte norte del recinto, hay un altar para la oración por las abundantes cosechas, que está coronado por un pabellón en forma de cúpula de más de cien pies de altura, que tiene tres techos sucesivos cubiertos con tejas azules, los dos techos inferiores se extienden en círculos cada vez más amplios alrededor de la cúpula, mientras que el techo superior cubre la cúpula y está coronado por una gran bola dorada. El conjunto está diseñado para representar la bóveda azul del cielo, y presenta un aspecto muy grande y hermoso. El nombre de este edificio es Qi Nian Dian 祈年殿, Templo de Oración por el Año, es decir, por un año de abundantes cosechas.

El altar al cielo tiene la mayor antigüedad e importancia. Está situado en la parte sur del recinto, y está separado del templo en la parte norte por un alto muro. El altar del Cielo está construido de mármol blanco, y se encuentra bajo el cielo abierto. La estructura es de tres terrazas circulares concéntricas, que se elevan una sobre otra, y cada una está rodeada por una balaustrada de mármol ricamente tallada. El diámetro de la terraza más baja es de 64 m, el de la media de 45m y el de la más alta de 27 m. La última es una superficie plana circular, a unos 5,4 metros sobre el nivel del suelo. Está pavimentada con losas de mármol blanco, que están dispuestas de tal manera que forman nueve círculos concéntricos alrededor de una piedra circular en el centro. Sobre esta piedra el Emperador se arrodilla cuando adora. El más interno de estos círculos tiene nueve losas, y el número de losas en cada círculo que retrocede es un múltiplo de nueve, el más externo tiene el cuadrado de nueve, que es un número favorito en la filosofía china.

— El altar es redondo, como representando el círculo del Cielo. Está construido de mármol blanco porque el Cielo pertenece al principio de la luz, o yang, en la filosofía dual. El ascenso al altar es por tres tramos de escaleras. Además de las dos paredes ya mencionadas, hay dos paredes más cercanas que rodean el altar a cierta distancia la una de la otra, y que tienen una arboleda de antiguos cipreses entre ellas. Entre la tercera y la cuarta pared hay una sala para los quinientos músicos y un establo para las víctimas de los sacrificios.

Dentro de la cuarta pared, la más cercana al altar, está la Sala de la Abstinencia y el Ayuno, para el uso del Emperador durante la noche anterior a su sacrificio anual; también el pequeño edificio redondo llamado el Templo de la Expansión Imperial, en el que se depositan la tablilla del Cielo y las tablillas de los Antepasados Imperiales cuando no estaban en uso; dos templos más pequeños que contienen las tablas para los objetos secundarios de culto; el Depósito de los Utensilios Sagrados; el Depósito de los Vasos para el Sacrificio; la Casa para Matar a las Víctimas; el Horno para el Holocausto; los postes para las linternas, y las otras cosas necesarias para el culto.

Cuando llega el momento de la adoración, estas tablillas se sacan de los templos en los que se guardan, y con gran reverencia se colocan, cada una en su posición apropiada, sobre los altares. En primer lugar, la tablilla del cielo se coloca sobre una mesa, dentro de una tienda circular de raso azul, en la parte norte de la terraza superior del Altar del Cielo.

Sobre esta tablilla están inscritos en dorado seis caracteres chinos (皇天上帝之位), que significan, «El Trono del Cielo Soberano, el Gobernante Supremo».

Sobre esta misma terraza superior del altar, al este y al oeste, se colocan, en tiendas de raso azul abiertas hacia el centro del altar, las tabletas de los difuntos Emperadores de la actual dinastía. Cada tableta se encuentra en un estuche finamente tallado y dorado, que descansa sobre un pedestal. Estas tablillas están dispuestas de acuerdo a su prioridad en el trono. El fundador de la dinastía Manchú ocupa el lugar de honor, que es el primer lugar a la izquierda de la tabla del cielo. El segundo lugar, que está a la derecha de la tabla del cielo, lo ocupa el segundo emperador de la dinastía, y así sucesivamente en el orden de su sucesión al trono.

En este arreglo las tabletas para los Emperadores fallecidos son consideradas como Pei Wei (配位), es decir, emparejadas con, o igual a Tian (Cielo) en honor y adoración. La idea sería que son exaltados a este honor como iguales en virtud al Cielo y la Tierra, y como habiendo vivido a lo largo de todas las funciones de su ser en total conformidad con esa ley universal que impregna el Cielo y la Tierra. También puede incluir la idea de que el Emperador es el vicegerente del Cielo y la Tierra en el dominio que ejerce su autoridad sobre los hombres.

Las ofrendas que se exponen en esta terraza superior son las siguientes: Delante de la lápida al cielo se colocan la libación de vino, las ofrendas de seda, la piedra redonda de jade azul como símbolo del cielo, una novilla joven, una oveja, un cerdo y las diversas viandas, veintiocho en número, todas dispuestas en vasijas adecuadas y en el orden apropiado. Las mismas ofrendas, incluyendo la novilla; y exceptuando sólo el jade, la oveja y el cerdo, se colocan ante las tabletas a los Ancestros Imperiales en los lados este y oeste del altar.

En la segunda terraza, que es seis pies más baja, y que rodea la terraza superior con su superficie pavimentada de mármol blanco, se colocan, al este frente al oeste, la tabla al Sol, y al oeste frente al este, la tabla a la Luna, cada una encerrada en una tienda de raso azul, con ofrendas de la clase media dispuestas delante de ellas. Junto a la tabla al Sol en la misma terraza, también mirando al oeste, están las tablas a las Siete Estrellas de la Osa Mayor, los Cinco Planetas, las Veintiocho Constelaciones, y a Todas las Estrellas del Cielo. Estas tabletas se colocan en una tienda de satén, con ofrendas de la clase inferior según el ritual dispuesto ante ellas.

El tiempo de la adoración también se organiza según el principio dual, yin y yang. La adoración del Cielo llega en el solsticio de invierno, porque entonces el poder del yin, o principio oscuro, se ha agotado y el poder del yang, o principio de la luz, representado por el Cielo, comienza de nuevo a afirmarse.  Los días comienzan a alargarse; la naturaleza se prepara una vez más para las glorias de la primavera y el verano. La adoración de la Tierra llega en el solsticio de verano. Entonces el poder del yang, o principio de la luz, se agota, y el poder del yin, o principio de la oscuridad, representado por la Tierra, comienza a su vez a afirmarse.

El día anterior al solsticio de invierno «el Emperador sale de su palacio en gran solemnidad, procediendo a los terrenos sagrados, parte del camino en una silla, parte en un carro, asistido por un gran séquito compuesto por oficiales de todos los rangos, guardias militares, músicos y otros, hasta el número de casi dos mil». Al llegar al lugar, primero quema incienso y se postra ante la tabla del cielo y las tabletas de sus antepasados. Esto se hace en el pequeño templo en el que se depositan estas tabletas cuando no se usan. Luego inspecciona el altar, y los varios edificios sagrados, los implementos y las víctimas de los sacrificios. Una vez hecho esto, se retira al Salón de la Abstinencia y el Ayuno para pasar la noche.

Unas dos horas antes del amanecer se le convoca a participar en el culto. Arreglado con ropas de sacrificio de color azul, para representar el color del cielo, procede a la puerta sur del recinto que contiene el altar. Allí permanece de pie fuera de la puerta mientras los oficiales de la Corte de Sacrificios, con gran ceremonia, retiran las tabletas de los edificios sagrados en los que están depositadas, y las colocan en el orden debido en las terrazas superior y segunda del altar.

Cuando se anuncia que todo está listo, las tabletas y las ofrendas están dispuestas según el ritual, el Emperador pasa por la puerta y se dirige al altar para realizar el culto. Todo se hace de acuerdo a las reglas más elaboradas y cuidadosamente prescritas, y bajo la dirección del Maestro de Ceremonias. Cada posición y movimiento del Emperador, así como de los príncipes imperiales y los altos magistrados que le acompañan, también de los músicos y otros que participan en el culto, incluso hasta los soldados y sirvientes, está detalladamente regulado.

El culto se abre con un repique de música. El emperador, con sus ropas azules, sube al altar por los escalones del sur, y avanza hasta su lugar en el centro del altar redondo frente a la lápida del cielo, teniendo a su derecha y a su izquierda las lápidas de sus antepasados. Allí está de pie mientras todo el holocausto se consume en el horno al sureste del altar. Los «tres arrodillamientos y nueve postraciones» – tres postraciones con la cabeza en el pavimento en cada arrodillamiento – se realizan ahora ante la tabla del Cielo y ante cada una de las tabletas de sus Ancestros. Las libaciones son derramadas, las ofrendas son presentadas, y la oración escrita.

Toda la escena es muy impresionante. El amanecer gris, la pálida luz de las linternas suspendidas, la ausencia de imágenes, el silencio de la multitud que asiste, interrumpido sólo por el oleaje de la música, mientras que el Emperador y, por así decirlo, Sumo Sacerdote de cuatrocientos millones de personas, asistido por príncipes, magistrados, soldados, músicos, sirvientes, aquí rinde su culto anual al Alto Cielo y a sus Ancestros Imperiales, y a todos los Poderes del Cielo.

Cuando el servicio termina, el jade azul redondo, el símbolo del Cielo, y todas las tablas son devueltas de la misma manera reverencial, cada una a su propio templo y lugar. La oración escrita, los rollos de seda, y todas las ofrendas de ambas terrazas, se retiran y se queman, o se disponen de otra manera; el Emperador se retira de la escena de culto, sube a su carro y regresa a su palacio.

Este culto de solsticio, como es el más antiguo, también es el más sagrado para los chinos. Nadie más que el Emperador o alguien de alto rango, delegado por él, puede realizarlo.

 

[i] La adoración del cielo y la tierra por el Emperador de China. Journal of the American Oriental Society, Vol. 20 (1899), pp. 58-69)

Más artículos sobre cultura china

Caractères chinois – le livre

Caractères chinois – le livre

Caractères chinois - le livre Ce livre est consacré à révéler à l'étudiant occidental le "mystère" des caractères chinois, rendre leur apprentissage simple, fournir les clés pour entrevoir le sens et la prononciation des caractères inconnus. Pour ce faire, nous allons...

10 activities not to be missed in Jianshui

10 activities not to be missed in Jianshui

10 activities not to be missed in Jianshui Sleeping in an old hotel. Not only does the city boast a number of ancient areas, but in recent years the local government assisted in the restoration of 10 hotels in old houses, making Jianshui an ideal place to immerse...

Yan Lianke. The Four Books

Yan Lianke. The Four Books

Yan Lianke. The Four Books The Four Books refers to the famous Four Books of Confucius, the basis of Chinese thought for two millennia. And like those of Confucius, these by Yan Lianke could become a new model for understanding the glories and miseries of human...

Zhang Yimou brings spy movies to the limelight in China

Zhang Yimou brings spy movies to the limelight in China

Zhang Yimou brings spy movies to the limelight in China In short: a film that should not be missed by any fan of Chinese cinema or culture, but without great ideological ambitions. Nevertheless, the heroism of some people who risked everything in pursuit of ideals is...

Lao She Cat Country

Lao She Cat Country

Cat Country - Lao She Sometimes we say that a poet or a writer writes with his blood, and there are many occasions in which writers end up paying with their lives for having written a book. This is possibly one of them, and we can say that Lao She paid with his life...

Publica posts o guías culturales

 

Conviértete en autor de guías culturales o simplemente describe para nuestros lectores una experiencia de viaje interesante.

Podemos caminar juntos para convertir tu blog de viajes o cultura en un bello libro. Vamos a guiarte en todos los pasos para hacer tus sueños realidad: Expediciones, guías, monumentos, museos, fiestas tradicionales, etc.

Cuéntanos lo que ya sabes y haz a tu empresa visible para los lectores de las guías culturales.

Puedes empezar a ganar dinero desde el primer momento.

Pin It on Pinterest